Luces y sonidos en la noche me refugian y dan sentido, las calles impregnadas de calidez humana me recuerdan que la vida es dura, lo hacen una y otra vez para demostrarse a si mismos que la definición de “humanidad” se aleja cada vez mas de su significado original… Y aquí estamos otra vez, viviendo en estos días, sobre estas calles. Reflexiono y pienso en el pasado, en el tiempo cuando la mentalidad común de esta época seria nombrada demencia, el humo del cigarro me tranquiliza; no es que haya encendido uno, me conformo con el desplegado por cientos en la zona rosa llegando a mis pulmones… Conozco el sentimiento. Más no me interesa del todo.

La noche es obscura y apesta a rutina sensacionalista la conozco bien, mas algo llama mi atención y debo admitir que me emociona; es diferente, me asusta y eso es nuevo. Así como otros conceptos, el temor es otra de las cosas que han cambiado sus significado y es que ¿Cómo seguir temiendo lo mismo día a día? ¿Temer al crimen? ¿Temer al gobierno? Yo mencionaría un par de calificativos a ese sentimiento que ahora se llama miedo, antes de usar el que se usaba; comenzaría por costumbre y terminaría por resignación… Otra vez me estoy yendo por las ramas.

Un sorbo de alcohol derramado en el piso alfombrado de un centro nocturno, justo lo que necesitaba, conformarme con ver alcohol desperdiciándose ¿me hace extraño?

A unas horas de los primeros rayos de sol sobre el asfalto, me encuentro brillando ante la falsa calma del amanecer mientras “ellos” se preocupan por las cosas de las que se deberían ocupar y se ocupan de las que deberían preocuparse ¿Quiénes ellos?

Los que han hecho en seis días lo que nadie en mas de treinta y un mil, aunque no he dicho que sea algo bueno, solo afirmo que es diferente. Reincido en que todo sobre ellos es distinto, no solo en sus acciones sino también sus personalidades y sus peculiares habilidades tipos duros criados en la Colonia; aunque unos más viejos que la misma.

¿Qué esperan? ¿Qué buscan? ¿Qué desean?

Antony Hundred; Mente destacada y carácter duro, “El científico” no, no esperes encontrar en el al hombre de ciencias común o recibirás un disparo a la mitad de la frente, recio y de moralidad alterada cuyos proyectos privados superan con creces las investigaciones publicas realizadas. No me creo el que solo este trabajando para enfrentar una revolución que ni siquiera es suya y así mismo no es que entienda el porque de sus actos pero despierta mi curiosidad el saber ¿Para que demonios desea convertirse en un arma si no desea encarar una guerra?

Emil Brown; Astucia refinada y templanza en su actuar, mas no es solo esto lo que lo ha llevado a ser “El detective”, valiéndose de cierta “ayuda” en su labor a través de la magia mas no aquella que se presenta en los casinos a la media noche esperando por un aplauso, sino de la clase de actos a los que nadie aplaude para no salir lastimado en el transcurso. Entiendo un poco su pensar pero no lo comprendo, la diversión es su motivación… mas ¿Qué hay de divertido en seducir la muerte?

Federico D’ Córdoba; Sabiduría milenaria y falta de temor, “El alquimista” cuya vida no ha terminado a pesar de estarla constantemente exponiendo, nacido con el nombre de “Nicolas Flamel” Muchos dirían que su fuerza y poderes de regeneración son el peligro mas latente al tenerlo como enemigo mas yo como algunos pocos sabrían que se le huye mas a la experiencia disparando que al calibre del arma… Y hablando de temor, es peligroso no tenerlo ¿Qué te mueve en un mundo que ya no es tuyo?

Warren Miller; Justicia constante y destreza superior, “El vigilante” famoso por su proeza en el deporte y su vida trágica, que así como lo tubo todo también lo perdió, aunque por lo visto aun se aferra a creer no haberlo perdido, hizo un pacto con la velocidad y ahora nadie es capaz de alcanzarle, que incluso cuando se encuentra en sus dominios se le compara con un fantasma, busca la justicia pero a mi juicio y puedo equivocarme es una declaración de venganza personal en contra de cualquiera que le de una razón para desquitarse, eso o quizá “Warhead” escogió un mal nombre para guardar su rostro verdadero ¿Para que salvar a los que no quieren ser salvados?

Ray Copper; Control sobre la mente y curiosidad en sus entornos, “El observador” Sin duda es curioso que hable sobre él, un observador siendo observado y así mismo se sin dudarlo que también el me ha observado a mi. Podría decir que no es de este mundo y describir con detalle las facciones tan distintas de los otros, pero no hay importancia de esto en absoluto. El llamado “Xhar” y así mismo como “Dementio” posee la capacidad de manipular tu mente y tu entorno, habilidades de las cuales se debe cuidar si alguien con diferente perspectiva las posee ¿Qué esperas de aquellos de los que no eres parte?

Ohke; Estrategia y caos, “La victima” La perfecta combinación de palabras para definir una bomba de tiempo y si hay algo de lo que tengo certeza es de que no me gustara estar ahí cuando esta haga explosión. No tengo mucho tiempo de conocerle, no estoy familiarizado con la gente de fuera y así me gustaría permanecer pero no soy ningún idiota como para no saber que si quiero evitar problemas debo adaptarme a lo que se necesite y eso incluye a “Robert Smith” cuyo control gravitatorio no es algo que pueda pasar desapercibido. ¿Cuánto tiempo más esperaras para detonar?

Ahora solo debemos enfocarnos a que empieza la Ley cero ¿Cierto? Hay varios involucrados en mis notas destacadas, pero por ahora estos seis son los que he resaltado en letra cursiva en cuanto a mi criterio, tal vez llegará alguien más con el tiempo o quizá termine tachando y suplantando algún nombre por el de algún otro, nunca se sabe realmente como terminara el libro cuando solo has leído el principio del cuento.

¿Qué me falta alguien? ¿Ah si? ¿Y a quien te refieres? ¿Ah mi?

Yo… Yo no tengo un nombre, aunque antes solía tenerlo. Tampoco es que me moleste haberlo perdido, siempre cuento con gente que me hace sentir bien, no hay tiempo para aburrirme y si alguien me maltrata siempre hay alguien que me defiende, ahora se limitan a llamarme “Distrito 9”, No, no es un nombre… Aunque tengo la esperanza de volverlo a tener alguna vez. Luces y sonidos en el día me refugian y dan sentido, las calles impregnadas de calidez humana me recuerdan que la vida es dura, lo hacen una y otra vez para demostrarse a si mismos que la definición de “humanidad” se aleja cada vez mas de su significado original…

Seven Sins